Revista_Oct

Octubre 2022 | 59 Coopidrogas Juno En julio de 1990, las Termas de Caracalla se convirtieron en el escenario de un acontecimiento que revivió el espíritu artístico y cultural que alguna vez caracterizó al recinto. Ante la mirada expectante –a la distancia– de alrededor de 800 millones de personas, y en medio del efervescente ambiente de la víspera de la final de la Copa Mundial de Fútbol, el trío compuesto por Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras se presentó por primera vez ante el mundo bajo el nombre de Los Tres Tenores. El recital, que les permitió debutar con la interpretación de clásicos de la ópera como E lucevan le stelle, O sole mio o Nessun dorma, se proclamó como el más memorable y significativo fenómeno mediático de la historia de la música clásica, quedando el episodio registrado en una película-documental titulada Los tres tenores - de Caracalla para el mundo. ALTAR DE DIOSES Lo que asombra a los expertos es el contenido de los frescos. Por un lado, en consonancia con la cultura romana, se halla la representación artística de lo que se conocía en la antigüedad como la “tríada capitolina”, una trinidad conformada por las principales deidades grecorromanas: Júpiter, dios del cielo, padre de los demás dioses y análogo de Zeus; Juno, consorte de Júpiter, protectora del matrimonio y análoga de Hera; y Minerva, diosa de la sabiduría, protectora de Roma y análoga de Atenea. Además, entre los deteriorados murales puede apreciarse la imagen De Caracalla para EL MUNDO Júpiter Minerva Foto: MARKO RUPENA Foto: S_BUKLEY Foto: IVICA DRUSANY Los FRESCOS hallados exhiben representaciones ARTÍSTICAS de algunos DIOSES como Júpiter, JUNO y Minerva. de Baco, dios del vino y la fertilidad que los romanos calcaron a partir de la figura griega de Dionisio. En la misma composición artística figuran algunos dioses de la mitología egipcia, como es el caso de Anubis, dios de la momificación y guardián de las tumbas; e Isis, diosa de la concepción y la maternidad. Luca del Fra, portavoz de la Superintendencia Especial de Roma, anota que “es sorprendente que haya dos panteones o grupos de dioses, uno de la tradición grecorromana y uno de la egipcia. Esto podría indicar que la familia dueña de la domus tenía una relación cercana con Egipto”. En efecto, esta conjunción religiosa en una misma vivienda familiar es una muestra diciente del carácter intercultural y pluriconfesional sobre el cual se edificó y se mantuvo el imperio en la época previa a la consolidación del cristianismo como única religión oficial bajo el mandato de Teodosio I. Así, lo que queda en evidencia en el presente es, en palabras de Mirella Serlorenzi, directora de las Termas de Caracalla, “un vistazo al típico sincretismo religioso de la Roma antigua desde su fundación”.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTE2ODQ5Nw==