Revista_Oct

Marzo 2021 | 47 Coopidrogas • Practicar la gratitud, el perdón, la misericordia y el buen carácter: son cualidades que permiten estar mejor física y emocionalmente. • Recuperar la sonrisa: esta se va perdiendo con el transcurrir de la vida. La Revista Med, de la Universidad Militar Nueva Granada, asegura que un niño de seis años se ríe 400 veces durante el día, pero el adulto solo lo hace entre 15 y 100 veces. • Abandonar los tres hábitos más perjudiciales: la crítica, la queja y la culpa. • Higiene del sueño: es importante respetar el momento del descanso, cuando el organismo inicia su proceso de recuperación y reparación. Desconectarse de los equipos electrónicos, dormir en un espacio limpio y despejado, y procurar un horario para ir a la cama. • Alimentación consciente: excluir los alimentos que hacen daño, comer solo lo suficiente (el exceso implica que el sistema digestivo trabaje de más, restando energía para otras actividades) y beber bastante agua. • Tener espacio para la meditación, la reflexión y el silencio: alejarse del ruido permite conectar el cuerpo y la mente, aumentando el nivel de conciencia sobre nuestra vida. Y, por sobre todas las cosas, mantener una actitud coherente con la meta de ser felices. Como lo expresa Viktor Frankl, neurólogo, psiquiatra y filósofo austriaco de origen judío, que sobrevivió a campos de concentración nazis, como el de Auschwitz y Dachau, y quien es autor del libro El hombre en busca de sentido: “Nadie elige lo que la vida le entrega, pero sí elige cómo lo enfrenta. En ese sentido, el buen humor es una de las mejores armas del alma en su lucha de autoconservación”. Los amigos son responsables de más del 50% de la felicidad de una persona. Marzo 2021 | 1

RkJQdWJsaXNoZXIy MTE2ODQ5Nw==