Revista_Oct

46 | Octubre 2022 CALIDAD DE VIDA DE LA RISA A LA FELICIDAD Dado que la risa y los estados de júbilo traen enormes beneficios para la calidad de vida, la meta debe ser pasar de esta acción momentánea a un estado consciente y permanente de felicidad. Pero ¿cómo se logra?, ¿qué significa la felicidad?, ¿es posible alcanzarla? Andrés Ramírez, pionero de la “cátedra de felicidad” en Colombia y socio de Plurum, empresa especializada en acompañar a las organizaciones en su evolución cultural mediante el bienestar, explica que “la felicidad no es lo que nos han querido vender, es decir, una cara sonriente publicada en las redes sociales. Este positivismo es falso. No se trata de sonreír por sonreír, abrazarse y ser amables, sino de aspectos más profundos como perdonar, ser misericordiosos y construir una sociedad juntos”. La felicidad no es una fórmula y no existen recetas para obtenerla. “La verdadera satisfacción –dice Ramírez– implica esfuerzo, disciplina y constancia. Por eso, a la hora de tomar la decisión de ser feliz y tener una vida mejor, se deben considerar tres componentes: razón (entender la decisión), emoción y voluntad (pasar de la emoción a la acción). En conclusión, se trata de un estado que se logra a base de esfuerzos”. Por su parte, el israelí Tal Ben-Shahar, conocido como el gurú de la felicidad de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), también asegura que toda persona puede ser feliz, más allá de su condición social y genética, pero debe lograrlo con ejercicios y disciplina, como si se tratara de matemáticas. Al respecto, aunque no existen fórmulas mágicas –según Ramírez– hay una serie de comportamientos que facilitan el camino hacia la satisfacción permanente. Acciones que, si se cumplen todas, pueden lograr un estado de plenitud: • Buenas relaciones de pareja: cuatro de cada 10 matrimonios se separan, tres odian a su pareja, dos están acostumbrados –aunque no se aman– y solo uno tiene una buena comunicación. Por ello, se deben construir relaciones sanas, deseadas y comprometidas para poder tener una vida más feliz. • Un vínculo sano con la academia o el trabajo: se deben asumir responsabilidades, actuar disciplinadamente, hacer esfuerzos para conseguir las metas y cumplir con lo que se promete. • Red de amigos: ellos son responsables de más del 50% de la felicidad de una persona. MÚLTIPLES BENEFICIOS De acuerdo con investigaciones médicas, el organismo de una persona que ríe aumenta la secreción de endorfinas, dopamina, oxitocina y serotonina, que son sustancias amigables producidas por el sistema nervioso, capaces de generar bienestar, aliviar la desazón y calmar el sufrimiento. Así mismo, la risa atenúa el estrés, al elevar las endorfinas y reducir el cortisol (hormona del estrés). Esto se manifiesta con sensaciones de placidez y una mayor capacidad para enfrentar los momentos de ansiedad. Según la Revista Med, de la Universidad Militar Nueva Granada, en su artículo Risoterapia: una terapia complementaria a la medicina occidental, “la risa también facilita la exteriorización de emociones y sentimientos, mejora las relaciones interpersonales y la comunicación, ayuda en la terapia del habla, fomenta la amabilidad, el optimismo, la esperanza, la creatividad, e incrementa la actitud positiva”. Igualmente, se ha demostrado que una buena carcajada pone a funcionar los músculos, potencia la capacidad pulmonar y oxigena los tejidos, eleva la autoestima y, además, la risa es una especie de antidepresivo que favorece las relaciones personales y la conexión con los demás. Las RELACIONES comprometidas y SANAS permiten una vida más FELIZ.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTE2ODQ5Nw==