Revista_Oct

Coopidrogas Marzo 2021 | 45 los niños que permanecían en los pabellones pediátricos. Esta terapia fue ganando aceptación hasta que empezó a ser empleada en clínicas y hospitales de todo el mundo (se le conoce como terapia clown o de la risa). Luego de ello, la risoterapia fue logrando espacio y reconocimiento en diferentes escenarios como el cultural, social, empresarial, escolar y familiar, con objetivos pedagógicos, educativos y lúdicos. “Funciona para ‘niños’ de 0 a 100 años, al tratarse de un método preventivo que aporta salud y bienestar a todos”, explican los expertos de la Fundación Doctora Clown. Al respecto, indican algunas metodologías que se manejan en la risoterapia no hospitalaria: • Yoga de la risa: son ejercicios de respiración y vocalización con el objetivo de generar una risa fingida que, posteriormente, se convierte en una sonrisa orgánica o espontánea. • Terapia clown: es una presentación artística con payasos (clowns) especialistas en risoterapia. Se busca estimular los sentidos por medio del color, el arte y los movimientos, y así generar momentos de satisfacción y plenitud. • Improvisación teatral: con la creatividad se producen historias sin tener un guion. De manera espontánea, con el grupo de trabajo, se recrean personajes y acciones que puedan llevar a emociones como la risa. • Neuroplasticidad: es gimnasia mental a través de ejercicios divertidos con las manos para que el cerebro permanezca activo, favoreciendo la buena memoria y el proceso de recordación. • Juegos: con técnicas como adivinanzas o mímica, primero se hace reír al compañero y luego se busca generar una risa grupal y contagiosa hasta llegar a la carcajada. • PNL: la risoterapia se acompaña de talleres de programación neurolingüística, que permiten modificar rutinas y hábitos de vida. La terapia de la risa se emplea en los hospitales para calmar la ansiedad y el sufrimiento, especialmente de los niños. Foto: CORTESÍA FUNDACIÓN DOCTORA CLOWN

RkJQdWJsaXNoZXIy MTE2ODQ5Nw==