Revista_Oct

14 | Octubre 2022 MEDICINA & SALUD PROS Y CONTRAS Diversos estudios demuestran que adoptar un régimen de alimentación vegetariano balanceado puede traer beneficios para la salud, tales como el control de peso, niveles de glucemia adecuados y otras bondades que la comunidad científica sigue estudiando. Pero, no se necesita ser vegetariano para alimentarse bien, sino que hay que saber elegir y dar prioridad a alimentos de origen vegetal y los mínimamente procesados. Por ejemplo, en el estudio “Riesgo de cáncer en consumidores regulares y bajos de carne, comedores de pescado y vegetarianos: un análisis prospectivo de los participantes del Biobanco del Reino Unido”, realizado por investigadores de la Universidad de Oxford (Inglaterra), y cuyos resultados fueron publicados en la revista BMC Medicine, en febrero de 2022, se encontró que, “en comparación con los consumidores habituales de carne, ser poco consumidor de carne o ser vegetariano se asoció con un riesgo más bajo de todos los tipos de cáncer”. Específicamente, “ser poco carnívoro se asoció con un menor riesgo de cáncer colorrectal y, en los hombres, ser vegetariano se relacionó con un menor peligro de cáncer de necesariamente que todos los vegetarianos sigan una dieta saludable, lo que puede influir en su riesgo de cáncer”, aclara el análisis. Entre tanto, en el informe “Dietas saludables sostenibles. Principios rectores (2020)”, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacan cómo “los estudios sobre las relaciones entre los alimentos y la salud han destacado de forma consistente las asociaciones que hay entre el bajo consumo de alimentos de origen vegetal, el alto consumo de productos de origen animal y de alimentos ultraprocesados, y los resultados deficientes para la salud”. Por eso, enfatizan en la importancia de incrementar la ingesta de alimentos variados de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, nueces y cereales integrales, exceptuando los tubérculos), limitar el consumo de energía procedente de azúcares libres y grasas totales, consumir grasas insaturadas en lugar de grasas saturadas o trans, y reducir el consumo próstata”, señalan los autores; sin embargo, estos aclaran en sus conclusiones que, dada la naturaleza de su investigación, no se puede establecer un vínculo causa-efecto entre la dieta y el riesgo de cáncer porque en este influyen muchos otros factores. De hecho, si bien “las dietas vegetarianas se caracterizan por no consumir carne, esto no significa ¡Únase a la CELEBRACIÓN! En el Día Mundial del Vegetariano, la IVU promueve esta práctica y sugiere: • Preparar diversos platos vegetarianos para compartir con amigos, familiares y vecinos, o invitarlos a un restaurante vegetariano para almorzar. • Solicitar en la cafetería de su trabajo que, en este día o durante todo el mes de octubre, ofrezcan un plato principal vegetariano. • Compartir recetas o iniciar por redes sociales discusiones sobre los beneficios de una dieta vegetariana. Seguir una DIETA vegetariana trae BENEFICIOS como CONTROLAR los niveles de GLICEMIA y el PESO.

RkJQdWJsaXNoZXIy MTE2ODQ5Nw==